Emsora recomendada: Veracruz Internacional! Escúchala aquí!
play_circle_filled
pause_circle_filled
volume_down
volume_up
volume_off

27 de Julio de 2016

Hace tiempo no escribía ninguna entrada en mi diario. Supongo que he dejado descuidado mi sitio por un tiempo, pero no significa que lo haya olvidado. Ergo, aquí estoy.

Para comenzar tengo que contar que, entre enfermedades, tragos y charlas, mi vida ha transcurrido y, aunque me gustaría decir que no hay nada malo que contar, el devenir de aquello que muchos llaman «Destino» se ha encargado de que mis aventuras den giros inesperados.

De un momento para otro, sin advertirlo, mi salud se debilitó. Mi enfermedad no fue grave en ningún sentido, excepto las circunstancias en que la contraje, las cuales dejaré para mis adentros, al ser un tema excesivamente sensible y… Que me llena de una profunda rabia hacia mi mismo.

No puedo evitar pensar que eso, de una manera irónica, es Karma. Tal vez escriba al respecto algún día.

Por otro lado, mi «método de-mente» sigue dando resultados poderosos. Mi mente ahora se enfoca un poco mejor y quiero que todo funcione de manera mejor cada día. Se que es un proceso largo, al fin y al cabo es arreglar una vida entera de «desafinación cognitiva», pero lo deseo. Realmente lo deseo.

dark_perturbed_mind_by_abimanyudju-d8y0j5m[1]

En otras noticias, he presenciado en los interiores de mi cabeza un fenómeno bastante… particular.

Alguna noche, en la soledad de mi intento de dormir, en medio de mi mente en blanco un conjunto de colores se manifestó. Rápidamente cobraron forma y un escenario se formó.

En esencia, podríamos definirlo como una oscura galería de arte. En ella, había pinturas solamente y una silla se ubicaba en frente de cada una de ellas. Era como un sueño, lo se, pero no del todo. Es parte de mi camino espiritual, por decirlo así.

Pero no estuvo en mi control esta vez. Algo me atrajo a ello.

Entonces, decidí «seguir el juego mental» para tratar de averiguar de qué iba todo esto.

Me senté en la silla más cercana a mí a mi derecha. Cuando eso sucedió la pintura comenzó a moverse, mostrando una escena. Un recuerdo de mi vida. Una página de una historia… que no debería volver a ser leída.

De pronto, una canción comenzó a retumbar en el salón que mi mente me había mostrado, con lo que me di cuenta… Que me senté en la silla equivocada: Estaba viendo la última escena de esa historia.

Un chico con una mente turbada.

Una calle húmeda y casi vacía.

Un recuerdo dentro de otro… El recuerdo del mismo chico, una tarde de Enero, dejando un libro que nunca quiso entregar, en aquel lugar donde nunca debió enviarlo.

Entonces, decidí enmendar mi error y sentarme en la silla correcta. Puse la historia desde el principio, como un tormento auto-infringido.

Un cuento que no desea ser contado.

Una novela tan oscura como el trasfondo en que se sustenta.

Una idea… Y una lágrima.

Te pregunto, mi querido lector: ¿A ti te ha pasado que, súbitamente y sin razón alguna, un recuerdo inunda tu pensamiento nuevamente? Te invito a que lo comentes en la caja de comentarios.

Para finalizar esta entrada en mi diario, tengo en proyecto tres nuevas historias. Una de ellas, tal vez, ya haya pasado por tus ojos. «Los olvidados» es una historia épica, ambientada en otro tiempo y en una mitología tan hermosa como antigua… Solo que la relataré desde una perspectiva diferente. Por otro lado, «Ryudan: La leyenda del rayo» es un proyecto que he tenido en pendiente durante muchos años. Creo que este blog me dará ahora las herramientas para materializarlo por fin. Y hace poco una idea para una novela de suspenso-horror llegó a mi cabeza. Aún no tiene un nombre formal, pero debe tenerlo para propósitos técnicos de este sitio, entonces le llamaré, por el momento, «El sueño del alquimista». Comenzaré a escribir cada una en su momento. Si tienes alguna idea, mi querido lector, por favor házmelo saber… En la caja de comentarios, por supuesto.

… Y, por cierto, espero que disfrutes la canción, porque es una remembranza a un hermoso recuerdo que estoy pensando seriamente en plasmar en estas páginas… Y además es una hermosa tonada, de parte del Maestro Franco De Vita.

Au Revoir…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.