Los Olvidados: Prólogo – El comienzo

Despertó aquel día, se levantó de su catre y salió de su cueva. Tomó su vara y, con algo de agua sobre la tersura de su rostro, alcanzó un par de peras.

Luego de un agradable desayuno y unos cuantos pasos entre la hierba fresca, alzó la mirada y contempló cómo los rayos dorados de la mañana adornaban su extensa y hermosa pradera verde, avivada por el cristalino arroyo que pasaba cerca, bajando la colina. Pronto, cerca suyo, aguzó la mirada a las cien ovejas jóvenes que se encontraban cerca a su morada.

Entonces supo lo que debía hacer.

 

Luego de entonar una plegaria a sus dioses, se incorporó de nuevo y sonrió. Regresó su mirada a la cueva y, con un acertado silbido, su mejor amigo acudió a su lado, al trabajo. Adentro quedaron sus pocas pertenencias, su pluma, sus papiros y los pocos recuerdos que aún conservaba de sus padres…

Contempló el horizonte, y le dedicó en silencio su satisfacción y su cariño. Esa era su costumbre para saludar a cada mañana, pero ésta…

Esta era especial.

gift of light

 

Bajaría al pueblo, a entregar el rebaño a su respectivo dueño y a recibir su pago por un largo tiempo de pastoreo. Iría al mercado a comprar sus víveres. Tomaría algo de vino esa noche mientras las calles oscuras colectaban sus pasos, y comería una cena decente, para variar. Visitaría dos tumbas, como era la costumbre, y luego regresaría

Volvería a su prado, a prepararse para el siguiente rebaño, y a su cueva, su hogar, donde podría sentarse en la oscuridad, con el cielo como su testigo, a regalar, como siempre lo hacía, los más puros fragmentos de su alma a su amor en la distancia…

 

 

 

Pero no era el momento de pensar en todo el día. Primero, había que comenzar.

Entonces, con su optimismo, su fuerza y su mejor sonrisa como arma contra el tiempo mismo, con su vara a un lado y su fiel can al otro, dijo para sí las palabras que le daban poder cada mañana. Y comenzó a bajar lentamente la colina, con rumbo a los actuales inquilinos de su tierra, sonriendo tranquilamente.

 

Todo va a salir bien. Ahora, a trabajar.

 

Nunca hubiera imaginado que, aquel día, por obra y gracia de los dioses, su vida cambiaría para siempre.

 

Sí, los dioses. Porque esta es una historia de otros tiempos, otras culturas y otras personas. La gente era diferente, sus formas eran distintas. Los mitos eran historias y las leyendas aún se rehusaban a dejar de estar entre los hombres. La tierra estaba mucho más viva…

 

.. Y los dioses aún caminaban en ella.

 

 

 

 

 

Mientras la silueta de aquel hombre se hacía pequeña y tenue en la distancia de aquella mañana de sol brillante y pocas nubes, una figura delgada, alta y esbelta, cubierta con un vestido blanco, corto y vaporoso, lo observaba tranquilamente, sentada en una roca, a un lado de la entrada de aquella cueva…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.