Y tu alma, como cualquiera,
llora…

Pero la mente, como un sueño, es,
y los sueños tienen gobernante…
¿Quién rodea tu mundo,
oh, compañero de odiseas?

Tu mente se rodea
de habitantes silentes,
de espectros,
purulantes sombras,
vestigios y constructos,
manifiestos de un
devenir indeterminado…

Y tu alma…

¿Qué adueña TU alma?
¿Quién gobierna
tu mundo infinito?

Y ¿Por qué,
por qué
POR QUÉ
se derraman tus ojos
sólo siguiendo el rastro
de las lágrimas
que has provocado?

… De su dolor…

 

Solitude
Dime por quién
mojas tus lágrimas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.